lunes, febrero 12, 2018

Tiempo y despojos


La muerte destruye toda belleza en el hombre y sin embargo el hombre la reta creando belleza porque la presencia del arte supera la existencia del individuo. La muerte nos despoja de toda identidad, ante ella todos somos y nos vemos igual. Nuestro compromiso es ineludible y el tiempo es imparable, nos acerca a ella a cada día, poco a poco.

Daniela Negrete y Javier Avilés convergen en el vanitas, en ese recordatorio de la temporalidad de la existencia. Nos podemos mirar en su espejo y reconocer nuestra fragilidad, lo tangible y lo inasible se mantienen unidos mientras vivimos, mientras nuestro ser habita contenido dentro de la máquina que somos.

Por debajo de la piel y los órganos está ese secreto que jamás conoceremos, esa homogeneidad que nos sigue representando el fin de la vida y Avilés lo pinta como un testimonio delicadamente esbozado, como un golpe de luz o una llamarada.

Volvemos a encontrarlo de la mano de Negrete, rodeado de flores, mariposas y rostros de mujeres jóvenes —¿podemos imaginar otra representación más llena de belleza efímera? — que se disuelven entre veladuras y salpicaduras de colores. Está ahí anunciando el silencio eterno del sepulcro, entre la angustia, los restos de la infancia, la resignación y el éxtasis.

Estas obras repiten incesantes el mensaje: nuestra verdad es ahora, nos pertenecemos solo a nosotros, nuestra opción ante la inevitable muerte es vivir con belleza, cuando esta desaparezca de nuestro ser no seremos más en este mundo aunque sigamos en él.

Aldo Hinojosa


Daniela Negrete / Persistencia del pasado / Acrílico sobre papel / 2015 (izq.)
Javier Avilés / Caníbal (detalle) / Óleo sobre tela / 2015 (der.)

*Este texto fue escrito para la exhibición pictórica "Tiempo y despojos" de Daniela López Negrete y Javier Avilés que se presentó en 2017 en el lobby de Pronósticos para la Asistencia Pública, en la Ciudad de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario